Noche, fiesta y alcohol. En estos últimos meses en eso se basaba mi vida.
Me levanté, como todos los días, con la cabeza dando vueltas y mis pies doloridos por los tacones. Siempre me prometía que esa sería la última noche, pero nunca lo cumplía.
Mi vida se había hecho aún más monótona que antes, que hace un año, para ser más exactos, que fue cuando mi novio me dejó. Le echo a él la culpa de todo esto, todavía me pregunto como sonrío al recordar lo que paso;
…me “mataba” a trabajar para costearnos nuestros más tontos caprichos , mientras él “trabaja en casa”, era escritor, por lo que su trabajo le permitía hacerlo, y para abreviar, digo “trabajar” por  que el oficio que mi ex pareja desempeñaba era trabajarse a mi mejor amiga. Ahora tienen un niño de 8 meses y viven en Holanda.

Mi relación con los hombres desde ese momento se basó en el sexo y nunca repetía con ninguno de ellos… Hasta que hace un mes apareció El. Rastas, barba y algo hippy digamos que no era en lo que yo me habría fijado anteriormente…
Todos los días frecuentábamos el mismo lugar solo para vernos, no hablábamos, nos pasábamos la noche mirándonos, y a mí, me ponía. Las miradas pasaron a ser sonrisas y pequeños gestos de complicidad, hasta que una noche, se acercó, me agarró de la mano y me sacó de ese antro. Nos montamos en su coche y sin mediar palabra llegamos a la cima de una pequeña colina desde la que se podían ver las estrellas, tampoco allí nos dirigimos palabra, entre nosotros dos, sobran. Y así nos pasamos las noches, bebiendo y bailado hasta el amanecer, en el lugar de siempre…
Es una relación algo extraña, a veces hasta absurda, no nos hemos llegado a tocar, pero ahora mismo no me veo sin él por las noches. Y no, no sé su nombre, pero a decir verdad, tampoco me importa.

8 comentarios:

  1. ...en un coche a contemplar las estrellas? Es muy muy muy...
    pero siempre lo mismo...?

    ResponderEliminar
  2. shara... permitame hacerle una pregunta:
    ¿esta basada esta historia en algun hecho real?
    no es por nada, pero me resulta muy cercana :D
    Un abrazo resalá, lo mismo nos vemos esta noche, luego te llamo.

    ResponderEliminar
  3. Hay veces en las que las palabras sobran, y el juego mas divertido se divide en miradas y sonrisas & aunque nadie entienda esas pequeñas señas son la gloria, difícil de entender, pero maravilloso al leer..
    Saludos, gracias por tu presencia en mi blog, ya te sigo!
    (:

    ResponderEliminar
  4. Me ha impactado esta historía "Mi extremeña favorita de ojos bonitos"... Vaya cambio de registro en tu blog !!!

    ResponderEliminar
  5. Me suenan los cambios alocados después de salir de una relación tormentosa.
    Un relato genial guapa!

    ResponderEliminar
  6. sopresa! tus textos ultimamente, estan enfocados hacia otro ámbito...pero me gusta, y como dice María, tambien me gustan los cambios alocados despues de una relacion larga y tormentosa...
    pues sabes que?
    me encantan tus comentarios largos y tus trozitos de cancion....!:)
    suerte con las rastas!
    muuuuuaahhh señorita!

    ResponderEliminar
  7. Las noches de fiestas que, al principio, aparentar ser muy aburridas... Pueden llegar a ser realmente interesantes ;P

    ResponderEliminar

¿Bailamos?